1- Ego, Mente y Dualidad

Categoría: .

Revisiones :

15,00

Taller 1 – Ego, Mente y Dualidad

El EGO es nuestro mayor enemigo disfrazado de amigo, solo al transformar el EGO, podremos experimentar la verdadera realidad de las cosas. El Ego o Mente nos hace vernos separado del todo y experimentar sentimientos como el miedo, la culpa, la tristeza, la soledad, enfados, ira, obsesiones, ansiedad, sufrimiento, dolor, victimismo, depresión, apegos, etc.

Cantidad

Descripción

El EGO es nuestro mayor enemigo disfrazado de amigo, solo al transformar el EGO, podremos experimentar la verdadera realidad de las cosas. El Ego o Mente nos hace vernos separado del todo y experimentar sentimientos como el miedo, la culpa, la tristeza, la soledad, enfados, ira, obsesiones, ansiedad, sufrimiento, dolor, victimismo, depresión, apegos, etc. Se puede tener pareja, objetos, status, etc., pero si de ese objeto, de esa persona o de esa situación depende nuestra felicidad o bienestar es apego,deseo y atadura que nos llevará irremisiblemente al dolor o sufrimiento. Conquistemos nuestra felicidad, armonía y sabiduría desde el interior y obtendremos la libertad interior que nos conducirá a la felicidad y sabiduría que es nuestra naturaleza original  -la quántica nos ayudará a recordar y familiarizarnos con estados elevados de conciencia-. La mente nos hace sentir solos, separados, fragmentados. El ego está formado por el procesamiento automático y constante de la mente que nos apega e identifica con los objetos, pensamientos y sentimientos. El ego no es malo, sólo es limitado. El ego es útil e incluso necesario para funcionar pero estando a nuestro servicio sin ser esclavos de su tiranía. El ego crea un tipo de olvido actuando de forma condicionada y limitado por pensamientos, sentimientos… etc., con los cuales nos hemos identificados de nuestras vivencias mundanas. Cuando nuestras acciones,están apegadas a nuestro ego como si fuera nuestra verdadera naturaleza y como si definiera nuestra realidad, entonces se crea dolor, sufrimiento, enfermedad, infelicidad, escasez, miedos, culpas o cualquier otro problema. Nuestras circunstancias nos intenta enseñar o guiar para mostrarnos ese problema que al superarlo nos llevará a dar otro pasito para descubrir poco a poco nuestra verdadera esencia que nos conducirá irremisiblemente a recordar y sintonizar de nuevo con nuestra conciencia o esencia divina que sólo nos traerá bienestar, alegría de vivir, armonía, serenidad… etc., merece la pena esforzarse dulcemente la felicidad más profunda nos está esperando.Para ver a que nivel estamos identificados con el ego evaluamos las nueve fases para trascender el ego son:
 
1-Nos liberamos de la posibilidad de sentirnos ofendidos.
2-Nos liberamos de la necesidad de ganar.
3-Nos liberamos de la necesidad de tener razón.
4-Nos liberamos de la necesidad de sentirnos superiores.
5-Nos liberamos de la necesidad de tener más.
6-Nos liberamos de la necesidad de identificarnos con nuestros logros.
7-Nos liberamos de la necesidad de tener éxito mundano.
8-Nos liberamos de la necesidad de juzgar y aceptamos más.
9-Nos liberamos de la necesidad de pensar tanto y sentimos con el corazón.
 

El ego es listo, sagaz, astuto, vanidoso, quiere tener protagonismo para no perder su supremacía en la vida de la persona. Interpreta a las mil maravillas cualquier personaje en el que decide interpretar; tiene muchas habilidades que hay que saber abortar para que no controle nuestra vida. Todo dolor o sufrimiento tiene su origen en la mente basta con desprogramarla o dejar de identificarnos desde ahí y empezar a dejar de sufrir y comenzar el reconocer del ser. Yo soy el que soy, yo soy lo que yo elijo ser, nadie puede elegir por mi, si alguien me ofende es porque yo lo consiento y me identifico desde la mente y no desde el ser, que es mi verdadera esencia.

 

 
Los seis niveles de mente :
 
a- Mente Compulsiva es la parte mental más impulsiva, irracional, compulsiva; te aleja del equilibrio y objetividad. Al activarse los fotogramas, actúa de forma impulsiva sin pensar; es responsable de enfermedades tipo psicosis, adicciones, represiones… etc, por ejemplo si hay fotogramas de: “cuando como me quieren”, cada vez que no te sientes querido, comerás con ansiedad. Cuanto mayor es el índice de dolor en que se graba el fotograma, mayor compulsión habrá a la hora de comer. Cuando se libera este tipo de mente se alcanzan estados de libertad internos, paz y serenidad interior.

b- Mente Inconsciente es nuestra sombra, lo que no admitimos, aceptamos y queremos de nosotros mismos y eso hace que lo proyectemos fuera y se refleje en nuestras relaciones, creando nuestras circunstancias. En la medida que liberamos esos fotogramas y detonantes, tu sombra se va aclarando y eso redunda en una mejor relación contigo y el entorno. Te lleva a la plena aceptación de ti mismo, te valoras, activas el merecimiento, te respetas, te apruebas y te amas de forma incondicional, somos seres completos.

c- Mente Consciente es la responsable del análisis; aquí liberamos los fotogramas y detonantes del exceso de teorías, ideas, pensamientos etc., y aumentamos el potencial de alquimizar, metabolizar y tener más capacidad de absolver la experiencia real interna de lo que sucede en mi vida. Esto me va a conducir a sentirme auto-realizado, sentirme en plenitud y a tener mas conexión con mi esencia divina del ser en unidad.

d- Mente Psicosomática; aquí liberamos de los fotogramas y detonantes de la somatización de las emociones en el cuerpo. Casi todas las enfermedades son psicosomáticas, tales como esclerosis, artritis, fibromialgia, osteoporosis, úlceras, enfermedades cardiovasculares, problemas de piel, alergias… etc.  Al liberar este nivel de mente nos libramos de la enfermedad como aprendizaje en la vida, alcanzando estados de vitalidad, alegría de vivir y capacidad de disfrute en equilibrio hasta entonces desconocido en nuestras vidas.

e- Mente Super-emocional; aquí se liberan los fotogramas y detonantes de exceso de emociones y sentimientos que nos produce confusión, miedos, culpas, baja autoestima, victimismo, ira, orgullo, tristeza, sufrimiento, venganza, soledad, obsesiones, ansiedad, poder en desequilibrio, abandono, rechazo o sufrimiento, pudiendo disfrutar con esta liberación de un estado de paz, armonía, equilibrio, merecimiento… etc para nuestro bienestar y bienvivir y dicha permanente en nuestras vidas.

f- Mente Instintiva de supervivencia; aquí liberamos los fotogramas y detonantes de egoísmo, huida, evasión, rudeza, violencia etc; aquí aprendemos a afrontar las situaciones difíciles con madurez, equilibrio y serenidad, consiguiendo superar cualquier dificultad que la vida nos plantee. Conseguimos más seguridad, confianza, positividad, optimismo, alegría, ganas de vivir, poder en equilibrio, auto-gobierno, autonomía y auto-maestría en nuestra vida.
 

 
LOS ESPEJOS QUÁNTICOS O ESPEJISMO QUÁNTICO
 
Cuando no aceptamos los hechos, lo que realmente es como es, cuando escapamos hacia algo llamado lo que debería ser, es decir, un ideal, una ilusión, algo que no existe, esto es, lo opuesto de lo que es, entonces el conflicto es inevitable. Cuando uno es incapaz de mirar, observar y aceptar lo que realmente estamos sintiendo, entonces evadimos lo que es, como es, evadimos la verdad, la realidad, entonces proyectamos un ideal, lo que creemos que debería ser; esto crea el conflicto y crea nuestro dolor emocional. Si somos serios y queremos aprender a vivir sin conflictos emocionales, verán que existe una manera de vivir dónde van desapareciendo los conflictos, al superar la separación y aceptemos de forma madura las situaciones que nos ha tocado vivir, de forma madura y consciente. El conflicto se prolonga cuando aparece algo que nos molesta en personas y situaciones en vez de admitirlo, aceptarlo, perdonarlo, sanarlo, amarlo y entrar en sintonía con el ser, con respeto y sintiendo la inocencia, defendemos la creencia que la situación deberia ser de otra manera. Si nos identificamos desde el dolor y sufrimiento de la situación y la defendemos, nos estamos resistiendo al cambio. Si lo aceptamos y amamos desde el ser, lo transformamos en conciencia, si no produce dolor emocional. Tenemos que desdramatizar la vida, es un gran teatro de experimentación de roles o personajes, que los estamos desmontando. Podemos decir algo así como si nos identificamos con el personaje de la ira o rencor es miedo a que nos hagan daño. Si nos identificamos con el personaje de la envidia es miedo a no conseguir lo que queremos. Si nos identificamos con el personaje de la seducción es miedo a no querernos, aceptarnos y valorarnos lo suficiente para estar en armonía. Si nos identificamos con el personaje de la impotencia es miedo a no expresar la seguridad interior, fortaleza o coger nuestro poder en unidad. Si nos alteramos lo reconocemos, lo perdonamos, lo sanamos y lo amamos y esa proyección ilusoria desaparecerá en tu vida; no trates de justificarlo porque te estarás aferrando al teatro, a la ilusión, a lo que no es real, al EGO, y prolongarás tu sufrimiento de forma indefinida.


Formación Quántica - Joaquín González Castro - 2016 - Todos los Derechos Reservados